Budô

En un mundo como este donde priva lo material sobre el espíritu, donde las Artes Marciales se van transformando en meros deportes de competición, el Budô de la Bujinkan a través del Sôke Dr. Hatsumi Masaaki, nos comunica algo diferente, una brisa de esperanza.

Desde mi larga vida como Budoka, cerca de 30 años, he conocido muchos Artistas Marciales, grandes personas, humildes, egocéntricos, rígidos, espartanos, etc. El camino ha sido largo a través del Judo, Jujitsu, Kárate e incluso luchas como Grecorromana, Libre Olímpica y Sambo, hasta llegar a la Bujinkan.

Quiero destacar a las dos personas más importantes que hicieron posible esta andadura.

Citaré en primer lugar a mi maestro de Judo, Lee Young, un sobrio guerrero que me abrió el camino en mi búsqueda y después de muchos años bajo su enseñanza, me hizo sentir la necesidad de seguir buscando.

Maestro Lee Yong, 9º Dan de Judo.

Y en esta búsqueda llegué a Japón, allá por el año 1988, con un grado de Cinturón Negro quinto Dan de Judo, tercer Dan de Atemijujitsu, Sandan de Ninjutsu, Shodan de Jujitsu y un vacío interior que necesitaba llenar, y allí encontré la persona que dio sentido y paz a mi vida. En aquel mismo momento supe, que era esa la persona y su Budô lo que yo andaba buscando tanto tiempo; HATSUMI SENSEI.

Sôke Masaaki Hatsumi

Las Artes Marciales (Budô), no son simplemente unos complicados sistemas de lucha, sino que son el medio que nos llevará a un estado de felicidad y esto me da pie para decir, a todos los amantes del Budô que todos los Grandes Maestros como Kano Sensei, Ueshiba Sensei, Yamaguchi Sensei, Takamatsu Sensei, etc. Querían decirnos lo mismo, mostrar esa VÍA DEL ESPÍRITU, decirnos que el enemigo más formidable que permanece escondido en el fondo del corazón, somos nosotros mismos y nuestros malos pensamientos, que el ” AMOR “, es la fuerza más poderosa del Universo.

Cuando conocí a Hatsumi Sensei, él dijo que venía como médico para curar las Artes Marciales y a su vez a los practicantes, que al curar su alma, abren el CAMINO DEL ESPÍRITU y con este pensamiento positivo, caminaremos por el difícil “sendero del Budô”.

Dejé la antorcha deportiva que me condujo por el camino del Judo, para seguir la antorcha sagrada de nuestro Sôke, que alumbra mi vida. Recuerdo a todas aquellas personas, que buscaron en los gimnasios la vía del Budô y sólo encontraron violencia y humillación; y abandonaron. Para ellos y para todos los demás buscadores, decirles que la verdad tiene muchos caminos y la Bujinkan es uno de ellos que os puede ofrecer caminar por el sendero de la felicidad, del sentimiento, de la justicia y de la paz.

Extraído del libro Bujinkan Budô Taijutsu para niños, 1993
Escrito por José María Conejo
Shihan 15º Dan Bujinkan Dôjô

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: