Viaje a Japón 1988 (2ª Parte)

Shugyo: El entrenamiento

Mi primer contacto con el entrenamiento desde el punto de vista técnico fue muy desalentador, dado el desconocimiento de kihon (fundamentos) ya que todo lo que es natural hoy en día practicar era para nosotros nuevo. Kihon Happo, Sanshin no kata sobre todo y otros principios básicos de bô, hanbo, shinobigatana, etc. Esto era sobre todo evidente con los Shihan japoneses. Ese año recuerdo que teníamos más relación con Ishizuka Shihan, aunque también entrenamos con Nagato Shihan, las clases con el Shihan Ishizuka eran básicas y tenía unos Shidoshi ayudantes muy exigentes técnicamente. Trabajamos el Sanshin no kata y el Shidoshi que practicaba conmigo en cada acción me repetía “no power” constantemente y yo pensaba sino hago ninguna fuerza. El Judo de competición me marcaba y había que hacer un cambio a otra forma de práctica más sutil. En este viaje Sensei siempre se dirigió a mi como “Judoman”.

El Sôke

Conocer al sôke ha sido la cosa más impactante en artes marciales, teniendo en cuenta mi 5º Dan de Judo, el conocimiento de muchos maestros importantes y en varias disciplinas marciales. Pero ver moverse al sôke por primera vez me produjo una emoción tremenda, un sentimiento especial, pensando que tenía el gran privilegio de ser contemporáneo de una persona tan especial y luego poder ser alumno directo suyo. Mi impresión fue tal que en ese momento el ninjutsu de Bujinkan pasó a primer plano y empezó mi gran cambio de Budô deportivo al Budô original, real, sin dejar de agradecer todos los conocimientos anteriormente conseguidos en Judo a mi Maestro Lee Young y cuantas personas me han enseñado en el camino marcial. Aunque por razones de tener todavía clases de Judo todavía compartí el Judo con el ninjutsu; a partir del año 1992 me dediqué sólo a la práctica del ninjutsu. Los entrenamientos en Japón se hacían en los diferentes dôjô de los Shihan, Hatsumi Sensei iba rotando por los dôjô de Ishizuka, Someya, Kobayashi… la mayoría eran en el del Shihan Ishizuka, que era grande (dôjô ya desaparecido) situado en kashiwa. La forma de moverse del sôke, como fluía, como se deshacía de sus oponentes sin movimiento aparente. Recuerdo un día en que Ruy San nos dijo: -Hoy no hay shugyo así podéis iros al alojamiento. Eran las 6 o las 7 de la tarde y mi mujer Julieta y yo decidimos dar una vuelta por las inmediaciones de la calle del sôke, cuando nos encontramos a Ruy merodeando por allí, se ve que su intención no era ir al alojamiento. Así todos, incluido el único alumno y mi primer cinturón negro, Aurelio López, nos dirigimos a la calle del sôke. Allí un shihan japonés nos vio y se lo dijo al sôke, que nos hizo entrar en su casa. Como íbamos de paseo no llevábamos traje de entrenamiento. Sensei preguntó por los demás y se enfadó mucho con Ruy San porque después del entrenamiento quería llevarnos a cenar; así fue como acabamos entrenando con la ropa de calle. Julieta llevaba un vestido y yo chaqueta y pantalón de vestir. A Julieta finalmente le dejó el shidoshi 7º Dan Kobayashi un traje, por eso a ella se la ve con la graduación de 7º Dan. Este entrenamiento fue muy duro, por los golpes del sôke. Decía que esas técnicas eran para matar, estaba realmente enfadado. En una de las veces que me sacó para demostrar este nivel me dejó un brazo paralizado más de cinco minutos y el siguiente golpe era a la tráquea. Se apiadó de mi, ya estaba bastante “acojonado” y decidió dejar un pobre conejo vivo. Menos mal que luego nos invitó a cenar y fue un momento muy especial, verdaderamente como todos los que vivimos allí en Japón con él.

Sensei dijo que lo verdaderamente importante es que no habíamos ido a Japón por una cuestión técnica, sino que habíamos ido a “comprender”.

Sus kuden nos los transmitía en cada entrenamiento. Expongo algunas de sus enseñanzas orales:

–         “Si una persona es muy fuerte en una técnica, por ejemplo uchi mata o la técnica que sea, es fácil controlarla, por eso es mejor no tener técnica ninguna, hay que estar en vacío”.

–         “El Budô no tiene que ser como una fotografía bien hecha, sino como una foto espontánea”.

–         “En una situación real no hay que actuar de una forma controlada, sino que hay que hacerlo espontáneamente”.

–         “Muchas cosas se pueden entender por vídeo o TV pero el Budô hay que practicarlo, ejecutarlo, sobrevivir en una situación real es lo más importante. Lo que enseño no son formas de competición, sino para sobrevivir”.

–         El año pasado fui a Londres (Tai Kai Londres 1987). Fui a curar las artes marciales, fui como un doctor para curar las artes marciales. Todos nosotros somos doctores, como médicos curando el arte marcial para mostrar el verdadero Budô”.

Este viaje para Julieta y para mi fue muy intenso, un trato exquisito para con nosotros tanto del sôke como de sus shihan para con nosotros y el grupo. Volvimos a España con tanto que decir como para escribir un libro, con mucha fuerza y energía, habiendo encontrado el Maestro tanto tiempo buscado, ese Maestro del Budô y de la vida. Y así hasta el día de hoy.

De este viaje formado por 11 personas hoy solo quedamos Ernani de Portugal, Carlos Argudo de Murcia y Julieta y yo de Elche. También desaparecieron algunos shihan o shidoshi japoneses. Esto es como una constante en el camino, cada viaje a Japón, a algún Tai Kai o cada año personas se van quedando en el camino.

En el Budô como en la vida se camina paso a paso, pero siempre adelante, aunque no se sepa como, resistiendo, perseverando (nin); el camino marcial nunca acaba.

Buen entrenamiento.

José Mª Conejo, Shihan Bujinkan Dôjô.

Ver: Viaje a Japón 1988 (Primera parte)

Anuncios

3 responses to “Viaje a Japón 1988 (2ª Parte)”

  1. Esteban says :

    Muy bueno! interesantisima nota y el sitio en general, un verdadero hallazgo hoy en día en la internet.
    Saludos cordiales

    Esteban,shidoshi-ho
    discípulo de Shihan Daniel Hernández de Argentina

    • Bujinkan Alicante says :

      Muchas gracias, simplemente tratamos de compartir nuestras experiencias y la forma en la que entendemos la Bujinkan de Hatsumi Sensei. Que sorpresa nos hemos llevado viendo que el blog ha llegado fuera de España jeje.
      Un saludo, y mándale otro al Shihan Daniel de nuestra parte.

      • torreblanca says :

        Perdona jose maria pero de los que fuimos de viaje yo tambien aun siguo lo que pasa es que perdimos el contacto . aun recuerdo todo lo que pasamos. Yo estuve 10 años entrenando a la Policia en Malaga , la vida me trato muy mal ya que perdi a mi esposa hace 6 años y me tuvieron que separar del cuerpo por un accidente y me tuvieron que operar de la columna pero aparte de eso aun siguo entrenendo dentro de mis limitaciones . Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: