Reflexiones

Este es un texto escrito por el Shihan 15º Dan de Bujinkan Dôjô Ricardo González, dirigido a sus alumnos.

Carta abierta a mis alumnos:

Empecé a entrenar Artes Marciales el día que me interesé por el Judo a los 8 años de edad; tengo pocos recuerdos de ello – pero lo que mas me viene a le mente es que yo ambicionaba de una forma especial el Cinturón Negro que llevaban algunos de los mayores. De este punto a mi verdadero comienzo en el Budô pasaron años, etapas y fases de mi infancia y adolescencia que contribuyeron a lo que soy hoy. Lo importante es que el día antes que me tenia que examinar para Cinto Negro, bajo la influencia de
unas copas seduje a una moza en un bar y cuando me fui a duchar para marchar, ella huyo con mi billetera y fui incapaz de llegar al examen el día siguiente que era a unos 120 Km. de allí.

El día que recibí el CN, me lo otorgo directamente Hatsumi Sensei en Japón ya que viaje a Japón en 1987 con un 1er Kyu. No fue una experiencia agradable ya que de 1er Kyu pase a 3er DAN y me descoloco a tal nivel que al volver a casa entrené un promedio de 18 horas a la semana para equivalar el grado. El día que me examiné para 5º DAN fue uno de los días mas especiales de mi vida, pero esto duró poco ya que al día siguiente Hatsumi Sensei me  invito a desarrollar una técnica en un Tai Kai. Ante mi gran sorpresa me dijo que no estaba bien 2 veces. A menos de un segundo de echarme a llorar en un rincón (de rabia y vergüenza de mi mismo) me encontré con Oguri San y Sennoh San que me explicaban que mi técnica básica era muy pobre y que fuese a Japón para mejorar. Esto fue en 1990, hoy en el año 2010 el Sensei aún me llama Toma-Toma, mi técnica ha mejorado, he sobrevivido y veo la vida de otra manera. El Budô es Sangre, Sudor y Lágrimas. Entrenar en mi Dôjô significa vivir el NIN de Ninja (Perseverar y Resistir), también es muy importante entender que no me hace falta ninguno de vosotros (y me imagino que viceversa) y debido a esto elijo yo a quien yo quiero en mis clases. Hay 2 factores que me revientan: el egoísmo y la maldad. Entrenar en un Dôjô de Togakure Ryû significa vivir según los estándares impuestos por los 34 Sôke de el Ryû-ha, significa luchar por ser algo más que alguien que va a hacer algo como jugar al ping-pong, tomar un curso de Inglés o salir con el novio a tomar el fresco…

Solo hay 2 personas que han conseguido llegar al 4º DAN en mi Dôjô, hoy los 2 son
15ºs DANES y aparte de ser unos Budokas de Gran Calidad ambos son EXCELENTES PERSONAS. Hoy llegar a 4º DAN en mi Dôjô significa tener el nivel de combate de cuerpo a cuerpo equivalente al de  un miembro de las Fuerzas Especiales con 22 años de experiencia, un conocimiento del Espíritu y Cuerpo equivalente a un Universitario de 4º curso y una capacidad de tolerancia al dolor y adversidades muy por encima de lo normal.

¿PARA QUE QUIERES ESTO?; a mi me han intentado matar varias veces, algunas noches amanezco en medio de sudor y ansiedad y por si fuese poco poseo una enfermedad deletréese ALCOHOLISMO contenido 15 años  (y si DIOS quiere 150 años más) que me puede costar la vida (y quizás la de otros) si pierdo el control, vivo cada día en el filo de la Katana.

Enseñar y poner esto en manos de una persona egoísta o mala es algo que va en contra de todo lo que soy y represento. Por lo tanto lo que espero es que una vez adquiridos estos atributos, viváis el Budô 24 horas a día y seáis capaces de hacer algo por vuestra familia, comunidad y País día a día con la Luz que emana de vuestro Corazón y la sabiduría que emana de vuestra Mente, mas a mas en caso de verdadera necesidad estar dispuestos a arriesgar vuestra propia vida para proteger a personas indefensas e inocentes. Yo he arriesgado mi vida para salvar otras, esto no me hace un héroe, esto me hace ser más feliz, más fuerte  y brillar con más  fuerza. Ser Ninja es comprender que la diferencia entre un guerrero y un terrorista / criminal es que un guerrero nunca  atacaría a un ser indefenso / inocente, robaría algo que no le pertenece o que jamás ejercería el mal sea cuál  sea su vertiente o situación.

El camino a 4º DAN es largo, pero el tiempo vuela, hay Dôjô en los cuáles por unos duros (a veces muchos), un poco de adulación y respeto os enseñaran algo similar, la puerta es grande pero mi abrazo al que decide quedarse es muy fuerte.

Ricardo González.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: