Archive | noviembre 2016

Japón 2016. Comprensión y reflexión.

image1

Shihan Javier Conejo junto al Sôke Masaaki Hatsumi.

Ya habían pasado 6 años desde mi último viaje a Japón, personalmente pienso que cada viaje es una nueva experiencia y una nueva búsqueda de conocimiento. Cada persona tiene su propio aprendizaje, aunque sea el mismo viaje o mismo grado. Esta vez pensaba que estaría menos conectado al Budo ya que viajaba con mi pareja no practicante y debía de ser un viaje justo para los dos. Lo cual hizo que decidiera solo entrenar con el Sôke y hacer turismo. A mi sorpresa, esa necesidad de entendimiento y ganas de entrenar, además de la energía que uno percibe allí (Bufu ikkan) hizo que fuera el viaje el cual he sacado mayor conocimiento, junto con el que realicé la prueba de godan en 2006. Hay algo curioso en estos viajes de entrenamiento, parece que como dice el Sôke, está todo conectado. Uno está pensado en algo y después parece que en las clases justamente se está comentando lo mismo y trabajando sobre ello. Tuve muchas situaciones así en este viaje y aún a la vuelta me he encontrado con alguna más. Voy a compartir con vosotros algunas de ellas.

En el viaje de ida tuvimos varias complicaciones. No pudimos sacar todas las tarjetas de embarque a la salida y después íbamos tan justos que no pudimos comer. A la llegada no vinieron las maletas y como al día siguiente nos íbamos a otra ciudad, nos llegaron dos días más tarde. Con una actitud positiva nos fuimos adaptando a las dificultades y se fueron solucionando. En esos momentos yo pensaba en la supervivencia, la capacidad de adaptación a lo que surgiera, “casualmente” en el primer entrenamiento el Sôke hablaba sobre la supervivencia, entre otras cosas. Otro de los días estábamos paseando por el jardín de Shinjuku gioen park y al escuchar la gran cantidad de ruidos de la naturaleza, me sentí más sensibilizado con mi entorno, pensé en la cantidad de seres vivos que estaban a nuestro alrededor y no éramos conscientes de ellos. Más tarde en el entrenamiento del Sôke hablaba de estar conectado con el planeta , todo esta conectado. Esta es una de las enseñanzas que aprendí. En este periodo de tiempo me sentí conectado a todo, conectado al viento Marcial (bufu Ikkan). Cualquiera podría decir que son coincidencias simplemente o que es una autosugestión. Bajo mi punto de vista no es así, yo si creo en esa conexión, creo que los animales la mantienen con el planeta y que el budo de Bujinkan nos puede hacer recuperarla si abrimos la mente y el alma al conocimiento.

Este ha sido un viaje de comprensión y reflexión.

Como hemos dicho siempre a nuestros alumnos, nosotros vamos a Japón no a recopilar técnicas, si no a captar la esencia de lo que el Sôke dice. Precisamente habla de que no enseña técnicas si no que enseña a moverse. Moverse de forma natural, sin escapar, sin bloquear, sin tensión, simplemente no estar, jugar con el kukkan (espacio) .

Se supone que el Sôke interpreta los densho y enseñanzas para poder transmitir sus conocimientos. Nosotros los instructores a nuestro nivel y forma de ser, tratamos de interpretar a nuestra forma los suyos para transmitírselos a nuestros alumnos. Digo esto porque yo entiendo este trabajo de movimiento natural y de no violencia como una forma de educar a las personas, para que tengan una actitud más relajada ante la vida y sean menos agresivas. Muchos se preguntarán ¿Cómo puede un arte de guerra buscar la paz? Bajo mi humilde opinión, Hatsumi Sensei habla mucho a cerca de leer entre líneas, de ver el sentido oculto de las cosas. Yo interpreto “la lucha” y “el método de lucha” también como la auto-superación en la vida a través de la práctica, de Omote-Ura (exterior a interior). Si practicamos con este sentimiento, como nos dicen “Los Cinco Preceptos del Ninja”, estaremos mucho más preparados para encajar las situaciones difíciles. El sufrimiento y el auto-sacrificio nos enseñan cosas importantes en la vida. Con esto no me refiero a que debamos ser mártires, solo aprender de las situaciones complicadas que se nos presentan a cada uno. Por esto, pienso que crear un espíritu fuerte y de auto-superación es importante.

Javier Conejo

Shihan 10 Dan.

A %d blogueros les gusta esto: